Volver a los detalles del artículo “Nos edificó y admiró a todos aquellos que tuvimos la dicha de presenciar tan fausta consagración”. El cardenal Eustaquio Ilundain y la dedicación de la catedral en la Sevilla republicana de 1932. Descargar Descargar PDF