El Decano de la Facultad participa en la cumbre mundial por la tolerancia religiosa

D. Manuel Palma, presidente-decano de la Facultad de Teología San Isidoro de Sevilla, tuvo el honor de intervenir en la tarde de ayer, en el Real Alcazar de Sevilla, en la Conferencia internacional titulada “El papel de los líderes religiosos en la expansión de la paz y la tolerancia”. En el encuentro, organizado por el Consejo Global para la Tolerancia y la Paz (GCTP, por sus siglas en inglés) se dieron citas numerosas autoridades y figuras religiosas, académicas, creadores de políticas y defensores de la paz de todo el mundo, de cara a abordar y promover el papel clave y esencial que desempeñan los líderes religiosos, encaminado a impulsar la paz y la tolerancia entre sociedades diversas y demasiado polarizadas hoy en día.

Entre los asistentes, intervino Mons. Bernardito Cleopas Auza, Nuncio de su Santidad el Papa Francisco en España.

 

Los objetivos de dicha conferencia se centraban principalmente en reforzar el diálogo interreligioso; promover el entendimiento y el respeto mutuo entre las distintas comunidades religiosas; resaltar los ejemplos positivos  donde los líderes religiosos hayan impulsado con eficacia la paz y la tolerancia; desarrollar planes de acción que dichos líderes implementen en sus comunidades para combatir la intolerancia y la violencia; y construir y reforzar redes mundiales de autoridades religiosas comprometidas con estos valores.

En su discurso, D. Manuel Palma subrayó la importancia de la devoción religiosa como un medio para promover el diálogo y la convivencia en tolerancia en un mundo diverso. “La devoción religiosa no es un mero reconocimiento superficial de las creencias ajenas, sino un profundo respeto y comprensión audaz del valor intrínseco de las diversas tradiciones espirituales”, afirmó. Citó al Papa Francisco en su encíclica Fratelli Tutti para resaltar cómo el amor y la caridad son esenciales para ver al prójimo como valioso y digno, más allá de las apariencias.

El decano enfatizó que la tolerancia, nacida de esta sensibilidad religiosa, debe ir más allá de la coexistencia pacífica, convirtiéndose en una auténtica amistad social. “Debemos ver en el otro no sólo a alguien que merece nuestro respeto, sino a un amigo y compañero de camino”, expresó. Además, destacó ejemplos históricos, como la visita de San Francisco de Asís al Sultán Malik al-Kamil, para ilustrar cómo la devoción y la fe puede superar las barreras del conflicto y la división.

Finalmente, el decano hizo un llamado a las comunidades religiosas para que se unan en la promoción de la paz mundial. “La paz no es solo la ausencia de guerra, sino la plenitud de vida que Dios quiere para todos sus hijos”, ” Cuando las comunidades religiosas se manifiestan conjuntamente por la paz, envían un mensaje poderoso a toda la sociedad, mostrando que la diversidad religiosa no es un obstáculo, sino una riqueza que contribuye a la construcción de un mundo más justo y pacífico”

Al cierre de su intervención, invitó a los presentes a ser testigos del amor universal y trabajar incansablemente por un mundo donde todos, sin excepción, puedan vivir con dignidad y paz.

 

 

GDPR

  • Prueba

Prueba