La Facultad de Teología San Isidoro de Sevilla celebra su tradicional Jornada de Teología

La Facultad ha acogido esta mañana la celebración de la Jornada de Teología en su XXXIII edición, bajo el tema: ‘El Concilio de Nicea I (325)’, teniendo como eje central los protagonistas del mismo.

La presentación de la Jornada de Teología ha estado a cargo del arzobispo de Sevilla, monseñor José Ángel Saiz Meneses, gran canciller de la Facultad.

Durante su intervención, monseñor Saiz ha expresado que, en 2025, se cumplirán mil setecientos años de la celebración del Concilio de Nicea I. “Es ésta una ocasión importante para la reflexión en torno a un acontecimiento eclesial tan fundamental, que nuestra Facultad de Teología San Isidoro de Sevilla quiere aprovechar. Por ello, durante tres cursos académicos, la Jornada de Teología, veterana en el contexto de los ciclos teológicos de las facultades españolas, se centrarán en la consideración de aspectos definitorios del Concilio de Nicea”.

Protagonistas del Concilio

En esta ocasión, fueron presentados los grandes personajes que, con sus intervenciones y sus determinaciones, hicieron posible el desarrollo del Sínodo ecuménico: Osio de Córdoba, que lo presidió; Eusebio de Cesarea, Hilario de Poitiers y, sobre todo, por su papel esencial: san Atanasio.  “Ponentes de gran nivel desplegaron no sólo el valor teológico de sus escritos, que recogen el magisterio de Nicea, sino además la fuerza de su personalidad, que ha alcanzado la Iglesia de nuestro tiempo”, ha subrayado el arzobispo hispalense.

Explicó que, durante el próximo curso, la jornada, en plena celebración del aniversario del Concilio, tendrá como horizonte de reflexión el magisterio emanado de Nicea. Terminará el ciclo en 2026, cuando se lleve a cabo una proyección de este evento eclesial sobre la teología contemporánea.

En su alocución, el arzobispo de Sevilla resaltó que, “los protagonistas de Nicea son columnas eclesiales, personalidades totales: lo que enseñan, lo viven y, cuando se oponen a sus adversarios, no lo hacen en el zaguán de la teología, sino en su estancia más íntima. La doctrina de la fe se produce en la Iglesia en un diálogo viviente entre el Esposo y la Esposa. El asentimiento de la Esposa al don del Esposo permite que se derrame el milagro de la Palabra, sembrador y semilla a un tiempo”.

Finalizó su intervención pidiendo la intercesión de san Isidoro de Sevilla, “para que estas jornadas nos permitan crecer en el conocimiento de Jesucristo y poder desarrollar en fidelidad a Él, Verdad, camino y vida, una teología apegada al misterio de la salvación, que únicamente como un don suyo podemos aguardar”.

Fuente: archisevilla.org

GDPR

  • Prueba

Prueba